2 Pedro 3:17-18 “Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén”

Advertencia, consejo y exaltación de Su Nombre.

Pedro nos deja un argumento de cierre exquisito, para su segunda epístola. Con una carga doctrinal extraordinaria.

Un cierre pensado, calculado, estructurado en estos dos versos que vienen sustentados por todo el contenido de la carta, y buscando, en los dos versos anteriores (15-16), un peso adicional al “auxiliarse” de las enseñanzas de Pablo.

Podemos considerar, errando poco en tal consideración, que los temas centrales de 2 de Pedro son:

  • Las advertencias de Pedro sobre los falsos maestros.
  • La esperanza del creyente en el regreso de Cristo.
  • La constante diligencia en el crecimiento espiritual que todo creyente debe buscar.

En su cierre, Pedro resume estos mismos elementos y nos deja sentimientos de premura, de urgencia, de expectación a la luz de lo que está en juego  en el corazón de la carta: desviarnos en la fe al caer en manos de los farsantes que comercian con la fe.

ADVERTENCIA: Quizás una de las sensaciones cotidianas más desagradables, por sorpresiva y contundente, es la sensación de caer. Eso advierte Pedro: “No sea que…caigáis de vuestra firmeza”

La palabra “firmeza” o variaciones de ella es usada unas treinta veces en el Nuevo Testamento, en veintidós de esas las usa Pablo, tres veces Pedro y cinco veces el autor de Hebreos. Con razón Pedro se auxilia de Pablo, y es que la firmeza es el lubricante del engranaje de los temas de la carta.

CONSEJO: “Creced en gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” Estudiar la Palabra es el antídoto a los falsos maestros.

EXALTACIÓN: A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.” Esa es la frase esencial de la vida de fe. El día en que, en todo y para todo, logremos decirla con certeza y humildad de corazón, estaremos viviendo la exaltación de Cristo en la exultación de nuestra alma, por y para Él.

Asumamos la advertencia, sigamos el consejo y vivamos la exaltación de Cristo.”

365 Meditaciones…65

Marzo 5

PD. Nueva vez Pedro no me deja cumplir con las 300 palabras…perdón por ello…

Advertisements