3 Juan 9-10 “Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe. Por esta causa, si yo fuere, recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohíbe, y los expulsa de la iglesia”

Diótrefes: Un egocéntrico, calumniador y nada hospitalario líder, haciendo mal el rol que parece corresponderle.

En contraposición a Gayo, Juan escribe una reprimenda sobre Diótrefes por su mal proceder.

Evidentemente Diótrefes es el típico líder de iglesia egocéntrico, dictatorial, construyendo culto de sí mismo, oponiéndose al eje central de la “jerarquía” desde donde vino toda la enseñanza por medio de quienes fueron compañeros de Jesús.

Se me ocurre pensar (especulación irreverente de mi parte) que era de los neo-teólogos del primer siglo (hoy pululan y hacen un daño terrible) y evidentemente fue alguien que olvidó el concepto de la hospitalidad.

Los Diótrefes modernos hacen culto de sí mismos en sus ministerios, y con los avances tecnológicos su condición incrementa exponencialmente.

Son los inseguros líderes pensando que por sus medios permanecerán, creyendo que su tiempo de servicio da argumentos para cerrar puertas a nuevos liderazgos. Son los modernos teólogos vistiendo a la moda, usando la jerga juvenil, hipnotizando incautos con su pseudo-sabiduría que busca “tener el primer lugar entre ellos”

Siendo Juan el Apóstol del amor, percibir una reprimenda en esto que escribe, evidencia el dolor que le causa la errada posición de Diótrefes.

De estos versos debemos entender la importancia de la hospitalidad para el corazón de la fe. De estos versos debemos rescatar que el calumnia y chisme dentro de la iglesia no tiene cabida. De estos versos debemos entender que recibir a los hermanos es una necesidad de la iglesia. De estos versos debemos recordar aquello que nos dejó  Jesús en Mateo 20:16: “Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos”

En resumen, que un líder egocéntrico, no hospitalario y calumniador hace mal a la iglesia.

Líbranos Señor de los Diótrefes modernos, armados de mucha teología pero faltos de amor real por los hermanos”

365 Meditaciones…136

Mayo 15

Advertisements