20 Así andarás por el camino de los buenos,
Y seguirás las veredas de los justos
;

21 Porque los rectos habitarán la tierra,
Y los perfectos permanecerán en ella,

22 Mas los impíos serán cortados de la tierra,
Y los prevaricadores serán de ella desarraigados”

Proverbios 2:20-22

Proverbios 2, es exaltación y llamado a la búsqueda y aplicación práctica en lo cotidiano, de la sabiduría en el consejo de Dios. Esa sabiduría que guarda de la perdición eterna los caminos del corazón caído.

La cotidianidad del hombre declara la profundidad de las raíces de la sabiduría de Dios en su corazón.

La sabiduría con que vivimos no se relaciona al bienestar vacío de la prosperidad material o relacional, sino a la paz que mueve nuestros pasos en la certeza de que, en obediencia cierta a Su consejo, caminamos los senderos del bien.

No existe paz ni esperanza en la desobediencia a Dios. Pregunte a cada suicida famoso y millonario. A cada poderoso señor o señora viviendo en sus acomodadas cárceles de lujo en privilegiados sectores, en las que no existe paz ni esperanza, porque decidieron sacar a Dios de la ecuación de sus vidas. Pregunte, en la soledad de su conciencia, a cada gurú moderno vendiendo fórmulas de felicidad centradas en el hombre. Pregunte a quien es presa de la vanidad de la moda, de la marca, del lugar de lujo, de la cirugía plástica y el maquillaje con trata de ocultar su soledad. Pregunte en el colmadón a cada filosofo de botella enardecida, si tiene paz. Pregunte a esos muchachos buscando satisfacción entre el humo y el neón de bares y discotecas. ¿Tienen paz? ¿Qué esperanza los mueve? ¿Qué miedos les mueven? ¿Dónde está anclada su esperanza?

Los versos 20 al 22, con los que Salomón concluye el tema, forman parte del resultado de la aplicación del consejo contenido en los versos 1-8 (exhortaciones a inclinar el corazón al consejo de la sabiduría de Dios) y 12 -19 (exposición de los pecados que llevan al corazón a perderse: el hablar perverso, los caminos torcidos, las veredas tenebrosas, hacer el mal, la perversidad del vicio, el adulterio sexual y el adulterio espiritual)

Los versos 20 al 22, son la continuación de los versos 9 al 11, que bien pudiéramos asumir como los frutos de la sabiduría de Dios en la vida del hombre.

La ilación entre los pasajes 9-11 y 20-22, es perfecta.

Entonces entenderás justicia, juicio
Y equidad, y todo buen camino.

10 Cuando la sabiduría entrare en tu corazón,
Y la ciencia fuere grata a tu alma,

11 La discreción te guardará;
Te preservará la inteligencia,

20 Así andarás por el camino de los buenos,
Y seguirás las veredas de los justos;

21 Porque los rectos habitarán la tierra,
Y los perfectos permanecerán en ella,

22 Mas los impíos serán cortados de la tierra,
Y los prevaricadores serán de ella desarraigados.

La esperanza en las promesas del Señor mueve al corazón caído a negar su propia naturaleza, no por sus propias fuerzas, sino por el obrar del Espíritu de Dios en la obediencia a Su consejo.

Solo cuando el corazón se rinde al consejo de Dios, sus caminos están sujetos a sus promesas.

De Proverbios 2, me quedo con estas promesas: que, en obediencia, a pesar de mi mismo, la discreción me guardara, que la inteligencia me preservara, que habitaré la tierra de la promesa y que, perfeccionado por el amor de Cristo, permaneceré en ella.

2 Pedro 3:13 13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia

Y tú. ¿crees sus promesas?

Ayúdanos Señor a depender en obediencia de tu consejo, a andar los caminos guiados por la sabiduría en tu Palabra.

365 Meditaciones…166

Julio 19, 2017

Advertisements